Sé quién quieras ser

Creo que uno de los requisitos para tener una sana autoestima es tener la voluntad de conocerte a ti misma.

Los beneficios serán tu paz interior y más estabilidad a cualquier nivel.

A lo largo de nuestra vida, vamos olvidando quienes somos en realidad a medida que va transcurriendo la misma.

No queremos ser rechazadas y por eso, vamos adaptando nuestra forma de ser para sentir que formamos parte del grupo, primero de nuestra familia, luego de nuestros amigos, en el ambiente laboral o a nivel romántico, etc.

Sea como sea, eso hace que nos desconectemos de nuestra verdadera esencia y poco a poco, vamos dejando de querernos a nosotras mismas porque si no sabemos quienes somos ¿cómo vamos a querernos? Y nos mueve más el miedo al rechazo que el amor propio de la aceptación de quiénes somos en realidad.

Si no pregúntate ¿por qué quieres a una persona o no?, por su forma de ser básicamente, ¿verdad?

El problema aparece cuando a lo largo de nuestro día a día vamos adoptando esos diferentes personajes para sentirnos aceptadas, pero cuando llegamos a casa sentimos un cierto vacío interior o estamos de mal humor, irascibles, tristes, etc. y no sabemos porqué.

¿Te has planteado alguna vez el motivo de por qué sucede esto? Creo firmemente que sucede porque generalmente estás yendo en contra de quién realmente eres. La cuestión sería emprender un viaje de reconexión hacia tu verdadero yo para amarlo y aceptarlo tal cuál es, sin miedo al qué dirán o si vas a ser rechazada o no. Eso te reportará paz interior, porque sencillamente te estarás respetando a ti misma, al ser consecuente con quién realmente eres, en cualquier momento de tu día y con cualquier persona de tu entorno.

Está claro que no podemos ni debemos expresar cualquier cosa que pensemos a los demás si eso va a afectar a su libertad o va a generar en dicha persona un mal innecesario. Estoy intentando trasmitir que ayudándonos con la herramienta de la asertividad y el respeto tanto al otro como a ti misma, expresemos todo aquello que necesitemos o queramos decir, simplemente porque somos coherentes con quién somos.

Esa actitud nos va a generar solidez y por tanto, paz interior.

Seremos quién decidamos ser, tanto dentro como fuera de casa y vamos a ser congruentes con ello, porque dejaremos de tener miedo, ya que ese miedo que nos invadía lo sustituiremos por amor propio.

Eva Boix

sanaautoestima.com