baila-canta-toca

«Si las personas pudieran bailar un poco más, cantar un poco más, enloquecer un poco más, su energía fluiría más fácilmente y sus problemas desaparecerían poco a poco…» OSHO

La danza es una forma de comunicación y de expresión, ya que se usa el lenguaje no verbal entre los seres humanos, donde quien baila manifiesta sentimientos y emociones a través de sus movimientos y gestos.

Muchas personas hemos encontrado la felicidad en el baile. Una felicidad  entendible por todas las que hayan bailado solas, entregándose a las fuerzas dionisíacas que surgen de las profundidades a la superficie del cuerpo.

Si permites que se disuelva la torpeza rígida de la autoconciencia y que el ego quede suspendido por un momento.  sin  involucrarse,  mayor y mejor será la agilidad de movimientos, los nuevos registros y la libertad de ejercerlos.

“Yo sólo creería en un dios que supiera bailar”, estas son las palabras de Nietzsche sobre Dios y el baile.

Podemos elegir cómo fluir con en el mundo. Bailando entras en el ritmo del viento, del agua, del fuego, de la tierra, del pulso de la vida,  a disposición del libre albedrío de tu cuerpo. Ahí está la belleza, la liberación.

El cuerpo puede elegir cómo participar del ritmo y la música sin que la mente se interponga.

Ya lo dijo el poeta y crítico de baile Edwin Denby: “Hay un poco de locura en el baile que hace a todo el mundo mucho bien”. Bailemos.

Facilitan: Cristina – Oscar – Joana – Beatriz

diverdrala

 

Para más información e inscripciones contacta