Las constelaciones sistémicas son un método de ayuda para encontrar soluciones a situaciones que nos causan dificultad, y sobre las que creemos no tener control ni capacidad para cambiarlas.

Constelar significa colocar en el lugar adecuado, poner en orden. Y cuando se restablece el orden en el sistema familiar, la persona siente que le respaldan la fuerza y el amor que vienen de la familia y sus antepasados.

Estamos ligados a nuestro sistema familiar por profundos lazos de amor y lealtad. Muchos problemas con los que cargamos, tienen que ver con asuntos no resueltos del sistema familiar al que pertenecemos.

Durante las constelaciones se obtiene información valiosa, y salen a la luz aspectos de los problemas que no sabíamos, o no habíamos considerado.

Bert Hellinger, que estudió Filosofía, Teología, Pedagogía, Psicoanálisis, Terapia Primal, Psicodrama, Hipnosis, Análisis Transacional, Terapia Gestalt, Programación Neurolingüística… integró todas estas formaciones en sus Constelaciones Familiares, para ayudar a sus pacientes y sus familias a reconocer y tratar los efectos de las dinámicas familiares perjudiciales. Es autor de numerosas obras en las que desarrolla los «Órdenes del amor».

Constelaciones con Kinesiología

«En nuestro cuerpo llevamos no solo nuestro propio dolor, sino también, aunque sin saberlo, el de nuestras madres y abuelas»

No sólo nuestra historia personal está escrita en nuestro cuerpo. A veces llevamos cargas que corresponden a otras personas del clan familiar. Una constelación ofrece la posibilidad comprender mejor algún asunto que está bloqueando tu vida, ya sea una enfermedad, un problema en el trabajo o en la pareja. Puede darte otra perspectiva, otra mirada sobre el tema, que ayudará a deshacer los obstáculos,  allanando el camino hacia la aceptación.

La mente puede no saber, sin embargo, el cuerpo contiene información genética, y siempre dice la verdad, por lo que al preguntarle con Kinesiología, nos da respuestas acertadas.

Esta experiencia enriquecedora mueve, remueve y conmueve, a veces. Después de ella es probable que pasen cosas: que sueltes patrones antiguos, que puedas tomar la fuerza de tus ancestros y que tengas una mayor comprensión para aceptar lo que no se puede cambiar, y para cambiar las que sí puedas, y así mejorar tu vida y la de tu entorno.

Puedes ganar en salud, paz, claridad, consciencia, dignidad, respeto, unidad, presencia y amor, pues se liberan asuntos limitantes de nuestro desarrollo personal.

¿Cómo funciona?

Se representan las relaciones y aspectos del problema que se quiere resolver. A través de los representantes, que se ponen al servicio de la constelación, se revelan problemas que subyacen a nuestra situación. Con esta información se abrirá el camino para encontrar soluciones.

Además de las constelaciones familiares, existen las universales, las existenciales, las de empresa, etc. Todo es susceptible de ser constelado, puesto en orden.

ADAB organiza sesiones de constelaciones con kinesiología, una vez al mes, en c/Mercat nº2, Blanes, facilitadas por Cecylia Novak, que lleva con nosotras desde el año pasado,  mostrando su amorosa y potente labor.

Los próximos encuentros serán los días 26 de octubre y el 23 de noviembre. Empezaremos a las 18h y terminaremos sobre las 21h.

Aforo limitado. Confirmar asistencia.

Aportación voluntaria.