Ofrenda a la Tierra. Ritual para el solsticio de verano

Propósito: DECIR ADIÓS A LO VIEJO PARA DAR LA BIENVENIDA A LO NUEVO

Es época de cambios profundos, nos enfrentamos a temores escondidos y cuestiones sin resolver. El viernes día 21 de junio, 2019, celebramos el solsticio de verano. Nos encontramos en la playa de S’Abanell a las 8 de la tarde, para realizar la ofrenda a la Tierra, bailar, cantar, tocar instrumentos  y compartir  cena.


Acompañamos el ritual con una exposición de mandalas tejidos, en la arena de la playa, como un acto poético más de ADAB. Los mandalas creaban un camino en espiral, y en el centro estaba el altar, con la representación de Pachamama, los cuatro elementos,  semillas… Estuvo muy lindo y emocionante!

Puedes hacer en otro lugar la meditación que encontrarás aquí. Renacemos de nuevo tras este proceso, pues el propósito de esta meditación es ayudar en nuestra transformación, soltando lo que nos estorba para evolucionar.

OFRENDA

En un papel pequeño  escribes 3 cosas que quieras soltar. Lo entierras en la tierra junto con algunas semillas,  solicitando a la Madre Tierra que acoja en su seno lo que deseas abandonar, que lo transmute y que ayude a materializar estas intenciones.
Dar las gracias, con la certeza de que nuestra petición es atendida. Cubrir de tierra el agujero y colocar las manos sobre él.

Si estás en lugar donde no hay tierra, imagina que escribes las tres cosas en una piedra, y que la entierras.

INVOCA el poder del Amor que hay en ti.
REPITE: presento mi respeto al ser de luz que yo soy,  al ser de luz que es cada uno de los asistentes, al Cielo y a la Tierra.
ACTIVA aquí y ahora tu conexión con la divinidad.
SIÉNTELO  durante unos segundos.

RELAJACIÓN

Cierra los ojos, INSPIRA por la nariz y SUELTA por la boca (3 veces)
El momento presente es lo único que importa.
Ríndete a tu Ser, deja que la luz se manifieste en ti,
Desde tu interior surge una llama que enciende tu conciencia.
Deja que se prenda, que se avive LA LUZ que hay en tu CORAZÓN.
Una esfera luminosa, brillante, hermosa, comienza a expandirse desde el corazón hacia fuera, abarcando todo tu cuerpo.
Esa luz eres tú, un ser de amor infinito, luz en expansión.

MEDITACIÓN

Una pirámide de luz desciende hacia ti desde el cielo con el vértice hacia abajo, de luz dorada que baja desde la Fuente y llega a tu corazón. Imagina que desde lo profundo de la tierra emerge otra pirámide de luz roja brillante, las 2 pirámides se unen y tú estás en el centro.
Observa lo que sucede, resplandece, irradia luz, siéntelo.
En perfecta conexión con tu alma, recuerda la ofrenda. Imagina que quitas la tierra y extraes el papel o la piedra donde escribiste. Vuelve a leerlo.
¿Es eso realmente lo que tu alma te pide que dejes atrás? Pregúntale a tu alma, ella te guiará.
Una a una, como títulos de crédito de una película, van a pasar ante ti las tres cosas que escribiste, para que escuches lo que tu alma tiene que decir al respecto.
Observa cómo pasa la 1ª ¿qué sientes? ¿qué lección te ha aportado eso que hoy deseas abandonar? ¿ha concluido su función o queda pendiente algún aprendizaje? ¿ha llegado el momento de dejarlo atrás?
Si la respuesta es NO, que eso aún debe permanecer en tu vida cumpliendo su propósito, abrázalo con toda esa luz que está irradiando tu alma y acepta su presencia en tu vida, con amor.

Imagina que pasas un dedo por encima de lo que escribiste  y las letras se borran.

Si la respuesta es que SI. Que ha llegado el momento de dejarlo ir, no hagas nada y deja que pase lo siguiente que escribiste.
Las palabras desfilan ante tus ojos. Deja que tu alma te muestre si ha llegado el momento de abandonarlo, y luego realiza el mismo procedimiento que con el anterior.
Por último, ocúpate de la 3ª petición: pasan las palabras ante ti, consultas a tu alma y luego, en función de lo que ella te indique las dejas o las borras.
¿Te muestras algo más tu alma?
¿Algo que no hayas tenido en cuenta y que quizás deba estar en tu ofrenda?
Si estás dispuesta a dejarlo atrás, imagina que lo escribes. Y ahora vuelve a colocar tu piedra o papel en el agujero, imagina que la cubres con tierra y colocas tus manos sobre ella.
Irradia sobre tu ofrenda la luz que fluye por todo tu ser. La luz que has activado en ti hace unos minutos y que continúa nutriendo la propia luz de tu alma.
Sella con ella tu ofrenda y entrégalo a la tierra. A través de ti y de tu ofrenda la Tierra se llena de luz.
Fíjate bien porque la Madre Tierra responde.
En el suelo surgen raíces alrededor de tu ofrenda, poderosas raíces que la abrazan y se la llevan hasta el centro de la tierra, al corazón de Gaia.
Tu ofrenda está siendo aceptada y recibida con Amor.
Una fusión de luz se produce cuando llega al centro de la tierra.
Cientos de chispas de luz surgen de tu ofrenda.
Cientos de chispas de Amor, la bendición de Gaia, que responde así a tus peticiones.
Siente cómo ella las acepta, y te devuelve la energía que necesitas para llevar a cabo tu propósito.
Las chispas se abren camino entre las capas del subsuelo directas a ti.
Salen al exterior por el lugar en que enterraste la ofrenda.
Danzan a tu alrededor, te envuelven.
Siente el Amor y la fuerza que Gaia te está enviando en este instante desde su corazón para ti.
Chispas de Amor y Fortaleza para infundirte valor y confianza.
Puedes lograr lo que te has propuesto.
Cuentas con la ayuda de Gaia, ella te acuna, te impulsa y te da fuerzas para que cumplas tu función.
Las chispas de luz se acercan a tu cara. Inspíralas, imprégnate también por dentro de esa luz.
Siente a Gaia por todo tu ser, siente su amor a través de la luz que estás inspirando, Gaia te está ayudando ya.
Si así lo deseas formula tu compromiso de cuidar de la madre tierra tanto como ella cuida de ti.
Y ahora sopla hacia dentro del círculo esa luz que has inspirado, esa luz que ya está en todo tu ser, que forma parte de ti.
Sóplala al centro del círculo y observa cómo se forma una preciosa esfera con la luz que entregamos cada una.
Una esfera de luz que ayudará a todas las personas a conectar con su esencia divina, a recuperar su conexión con la madre tierra, a sentir el deseo de respetarla, de cuidar de ella con amor, a desapegarse de todo lo que las ancla en el miedo y la desesperanza.
La expandiremos a la cuenta de tres, 1-2-3 ahora
La esfera de luz se expande más allá de este círculo y entra en contacto con otros lugares, con otros corazones, siembra su luz allá por donde pasa, decenas de personas están sintiendo su influencia y dejan atrás todo lo que las limita, reconociendo la vez de su alma, la voz de muchas almas se activa en contacto con esta luz.
La esfera se acerca a las demás, las que están expandiendo hoy todos los círculos que como el nuestro se unen en la distancia para crear un nuevo propósito de amor y vida.
Siéntelo, percibe la magia que se genera mientras las esferas se acercan. Están a punto de unirse en una sola, con una explosión de luz, amor y vida que se produce cuando todas ellas se funden en una esfera que abraza a la madre tierra.
Escucha lo que la esfera dice a la tierra:
Amada Gaia, te entregamos con amor todo lo que nos limita o confunde para que nos ayudes a avanzar sin miedo, libres de las costumbres y creencias que nos apartan de ti y del corazón.
Siente el latido de la Tierra, respondiendo la llamada y aceptando la petición.
Disponte a renacer.
Decimos adiós a lo viejo, para acoger lo nuevo.
Gracias infinitas Madre Tierra, por aceptar ayudarnos a evolucionar.