lnteligencia emocional – Según Daniel Goleman, para saber reconocer y tener en cuenta emociones propias y ajenas, y así adaptarse mejor a los cambios, necesitamos:

– Tomar conciencia de una misma. Aprender a conocernos detectando nuestros estados internos, recursos e intuiciones, fortalezas y debilidades, así como seguridad en nosotras mismas y en nuestras capacidades.

–  Autorregulación, como facultad de controlarnos a nosotras mismas, a nuestros estados, impulsos y recursos, a estar abiertas a nuevas ideas, asumir responsabilidades y tener integridad.

– Motivación, o capacidad para guiar nuestros objetivos, esforzarnos, comprometernos y persistir pese a los obstáculos.

-Empatía, o habilidad de ser consciente de sentimientos y necesidades ajenas, ser capaz de comprender a las demás, de ponernos en su lugar, anticiparnos a sus necesidades y aprovechar las oportunidades que nos brindan diferentes tipos de personas.

El manejo adecuado de las habilidades sociales favorecerá el poder inducir respuestas deseables en los demás, necesarias para comunicar, inspirar, dirigir, negociar y cooperar con otras.

Así pues, la inteligencia emocional, según Coleman, se define como “la capacidad de reconocer, aceptar y canalizar nuestras emociones para dirigir nuestras conductas a objetivos deseados, lograrlo y compartirlos con los demás”.

Derechos Asertivos

La esencia de la comunicación no violenta

¿Qué son las emociones y para qué sirven?

Viaje a través de las emociones