Cinco habilidades para vivir feliz

A menudo se habla de alcanzar la felicidad como si fuera una meta, un objetivo a conseguir. En mi caso, lo entiendo más como un estado en el que podemos entrar y salir cada día, a veces más tiempo, otras menos, porque aunque queramos estar permanentemente ahí, la Vida nos pone ante circunstancias que nos dificultan ese estado. El reto es continuar en pie ante las tormentas, manteniendo el sol en el corazón.

Es importante conseguir más seguridad en ti misma, ser más asertiva, cambiar la perspectiva, tomar conciencia de tu capacidad para crear tu vida y aumentar la energía que te nutre de la capacidad de ser quien eres y que te da la fuerza de expresar tu ser auténtico.

Vale, bueno, bien, y ¿cómo lo hago?

Puedes cultivar estas 5 habilidades para vivir con más conciencia, más plenamente, y por lo tanto, más feliz:

1. Agradece cada mañana al despertar. Tienes el privilegio de estar viviendo la experiencia de estar en la Tierra, eres un ser único y tu vida es irrepetible.

2. Cultiva la presencia. Desarrolla la capacidad de sentirte y observarte a ti misma mientras actúas en el mundo, percibiendo con mayor conciencia tanto lo que sucede dentro de ti, como lo que sucede afuera.

3. Aumenta tu capacidad de disfrute. Hay quienes creen que el disfrute solo puede venir de grandes emociones o de momentos muy especiales, pero puedes aprender a disfrutar mucho más tiempo, mientras te mueves y respiras puedes conectarte con el placer de estar en ti, en tu cuerpo. Y permitirte el gozo de sentir las pequeñas cosas: el aire en tus mejillas, la belleza de un atardecer, el color de las flores, la música de las olas, la sonrisa de un bebé…

4. Aprende a gestionar los desafíos. Cuando todo va bien es fácil ser feliz, pero, ¿qué pasa cuando tenemos un reto? Aprender a gestionar los desafíos es la base para mantenernos en un estado de equilibrio y paz interior.

5. Confía, en ti misma, en los demás, en la vida y en sus procesos. ¿Cómo desarrollar la confianza? Teniendo experiencias en donde te das cuenta que tu cuerpo te sostiene, que la tierra te sostiene, que los demás te apoyan, reflexionando sobre cómo has llegado hasta aquí y poniendo atención a las señales que confirman que la Vida te ayuda.

Ahora, a practicar!!

Recursos para materializar deseos

Aprendiendo a ser feliz